Buscar

Blog de Cafebrería El Péndulo

Librería reconocida como una de las 10 más hermosas del mundo por The Guardian.

Cinco escritores que… No conocieron el éxito antes de morir.

muertos2

Cuando se asiste a una firma de libros constatamos el amor de los lectores por sus autores favoritos, sin embargo, algunos de ellos no pudieron disfrutar las mieles del reconocimiento porque su obra no tuvo eco mientras vivieron. Esta es una pequeña lista de autores y autoras que no pudieron gozar del éxito de su obra en vida.

Stieg Larsson

El sueco Stieg Larsson fue un periodista muy reconocido por su activismo político, que en secreto escribía una serie de libros policiacos que conformaban una trilogía llamada Millenium. Uno de los dos personajes principales es en realidad un alter ego de él. El hombre llevaba una vida muy poco recomendable para su salud. Fumaba mucho, tomaba café en exceso y debido a la mala alimentación tenía sobrepeso. Cuando fue a visitar al editor que a la postre publicaría sus libros, el ascensor estaba descompuesto, así que subió corriendo por las escaleras los siete niveles del edificio, lo que al final le provocaría un infarto, muriendo si saber que sus novelas serían un éxito mundial.

Emily Dickinson

Emily Dickinson fue una prolífica poeta que publicó muy poco en vida, apenas siete u ocho poemas, que fueron modificados por los editores Thomas Wentworth Higginson y Mabel Loomis Todd, para adaptarse a la moda reinante de las rimas y a ponerle títulos. La poesía de la norteamericana es característica por prescindir de ellos. Ante este hecho, decidió seguir escribiendo sin publicar nada hasta su muerte. Una vez fallecida en 1886 su hermana pequeña Lavinia Dickinson, descubrió los más de 1800 poemas que escondía entre sus cosas. Fue hasta mucho tiempo después que su poesía comenzó a ser conocida en el mundo gracias a varias antologías, y llegó su consagración.

Howard Phillips Lovecraft

La vida del norteamericano Lovecraft fue la propia de un hombre huraño, apenas si salió de su ciudad natal, tuvo una sola pareja y vivió con sus tías ancianas hasta que ellas murieron. Sus muchos relatos fueron publicados en la revista Weird Tales, dedicada a publicar cuentos extraños, muy en boga en aquel tiempo. A pesar de esto, el nombre de Lovecraft era muy poco conocido fuera de ese círculo. La mayor parte de sus amigos eran gente que vivía en otras ciudades y con las que intercambiaba constantes cartas. Guiados por él conformaron una saga de dioses oscuros que atormentaban a la humanidad. En pocas palabras fue el creador del terror cósmico.

Nunca en vida publicó un libro; fue hasta su muerte que su más cercanos colaboradores, Robert Bloch y August Derleth quienes se dedicaron a recopilar sus cuentos y darles una coherencia narrativa. Libros como En las montañas de la locura o Dagon. Derleth fundó la editorial Arkham House, que se dedicaría a publicar los libros de su maestro y los del llamado círculo de Lovecraft. Así fue que más de 30 años después de muerto conoció el éxito.

Robert E. Howard

Otro autor de culto que publicó en Weird Tales durante la década de los 30. Amigo por carta de Lovecraft y a quién nunca conoció en vivo. Es considerado uno de los padres del subgénero conocido como “espada y brujería”, donde la época medieval está plaga de magia y brujería. Tres personajes más famosos: Conan el Bárbaro, Kull de Atlantis y Sonja la Roja, fueron adaptados al comic y al cine innumerables veces.

Pese a que sus personajes eran fuertes y temerarios, él en realidad era un hombre muy dependiente de su madre, quien estaba enferma de tuberculosis; enfermedad que la acabaría matando. Cuando ella entró en coma, Howard se sentó en la parte delantera de su auto y se pegó un tiro en la cabeza. Nunca supo del éxito de su obra, pero madre e hijo fueron enterrados el mismo día, juntos uno del otro.

Miguel de Cervantes Saavedra

Aunque ahora es considerado el máximo exponente de la lengua española Cervantes comenzó a recibir reconocimiento literario ya en el cenit de su vida. Publicó las Novelas Ejemplares en 1613, una suerte de revolución literaria para su tiempo, además de ocho comedias y ocho entremeses, que era el equivalente a escribir para la televisión o el cine, ya que eran obras sencillas que podían montarse de inmediato. Además de la segunda parte de Don Quijote. Cervantes tuvo una vida azarosa y de pobreza, fue soldado y cayó en la cárcel, al salir en libertad tuvo varios trabajos siempre mal remunerados. Cervantes vivía al día, con el dinero siempre justo. Las buenas ventas de la primera parte de El Quijote, no se vieron reflejadas en una mejoría de su vida. A su muerte, su obra comenzaría cada vez más a tomar más y más importancia, hasta acabar convirtiéndose en un ícono mundial.

muertos
De der. a izq. Larsson, Dickinson, Lovecraft, Howard y Cervantes

Guía de lectura para… la nueva literatura latinoamericana

blog1
De der. a izq.: Valeria Luiselli, Santiago Roncagliolo, Antonio Ortuño y Patricio Pron.

Cómo se ve desde lo lejos

Tal parece que después del llamado Boom Latinoamericano, que englobaba a autores tan famosos como Gabriel García Márquez, Mario Vargas Llosa, Julio Cortazar, Carlos Fuentes o Guillermo Cabrera Infante la producción editorial de la región se diluyó. Sin embargo, a partir de la irrupción de Roberto Bolaño, una nueva generación de autores jóvenes ha venido ganando terreno y creando un coro de voces que hablan de diferentes temas como la democracia, la violencia de la región, pero también de los deseos de libertad y de una nueva forma de ver su lugar en el mundo.

Por dónde empezar… Los ingrávidos

Los ingrávidos, novela escrita por Valeria Luiselli, se narra el desencuentro entre una editora avecinda en Estados Unidos y el poeta Gilberto Owen. Novela fragmentaria, fantasmal y con un humor peculiar que ganó de inmediato lectores ambos lados de la frontera. Valeria Luiselli es una escritora mexicana que vive en Nueva York desde hace tiempo, cuando se fue a estudiar un doctorado en literatura comparativa en la Universidad de Columbia. Su primer libro, Papeles falsos tuvo muy buena acogida entre la crítica especializada. Actualmente es incluida indistintamente en antologías en inglés y en español.

Con qué continuar… Abril Rojo

Abril rojo es a medias una novela policiaca y una novela política. El hallazgo de un cadáver carbonizado y la posterior investigación del fiscal Félix Chacaltana Saldívar nos  presentan un marco de la violencia por la que pasaba Perú en los años del grupo terrorista Sendero Luminoso. Santiago Roncagliolo peruano pero inmigrante perpetuo, ha vivido en México, Argentina y actualmente en España, sabía de lo que hablaba porque estuvo su país natal mientras las bombas y la violencia eran cosa de todos los días. Esta novela fue ganadora del Premio Alfagura de novela en el año del 2006.

Qué conocer después La fila india

Luego de un incendio donde murieron varios inmigrantes, el gobierno mexicano manda a una joven funcionaria con la consigna de repatriar a las víctimas. La novela escrita por Antonio Ortuño, es en realidad una novela policiaca que va soltando poco a poco información de lo que verdaderamente sucedió en ese incendio. Haciendo uso de un humor cáustico y crudo, el jalisciense pone en evidencia el racismo, el inoperante sistema judicial mexicano y la fragilidad de la vida, todo sin dejarnos de maravillar con una prosa limpia y ágil.

No se te vaya a ocurrir comenzar con… La vida interior de las plantas de interior

Este es un libro de cuentos que podría parecerle un tanto extraño al lector común, ya que habla mucho sobre el oficio de la escritura, sus entretelones y que juega con las estructuras del relato yendo más allá del cuento convencional. Patricio Pron es tal vez uno de los escritores argentinos más galardonados de la actualidad. Un intelectual con una vasta producción literaria que lo mismo abarca el ensayo, el artículo periodístico, la novela y más libros de cuento. La vida interior de las plantas de interior, reúne historias publicadas en revistas y antologías que acaban demostrando la variedad de tonos en los que Pron puede moverse.

blog2

Cinco libros que esperan en la mesa de… Liliana V. Blum

Originaria de Durango, Liliana V. Blum es una hábil cuentista. Ganó en 2006 el Premio Nacional de Cuento Beatriz Espejo. Estudió literatura comparada en la Universidad de Kansas. En su novela Pandora, editada por Tusquets, explora una parafilia poco conocida: el feederism o el placer por engordar y hacer engordar. Su próxima novela El monstruo pentápodo, será también publicada en Tusquets. Le preguntamos vía electrónica cuáles eran los libros que esperaban en su mesa de noche.

untitled-1

Se podría decir que gasto mucho en libros, pero como no tengo ninguna adicción fisiológica y el mundo de la moda, ropa, zapatos y maquillaje, me es tan indiferente como la vida de los tábanos, en realidad no es tanto. Eso sí, el optimismo de que tendré tiempo para leer todos los libros que compro es sustancialmente mayor a las horas reales que puedo dedicar a la lectura. Por eso siempre hay varios libros en fila esperándome. Aquí algunos a los que pronto les tocará su turno:

Horns – Joe Hill

¿Despertar crudo y con un par de cuernos incipientes después de una noche de parranda? Compré este libro porque había escuchado comentarios muy positivos del hijo de Stephen King y quiero saber si es mejor que su padre. Por lo pronto, físicamente se le parece muchísimo. De entrada me cayó muy bien porque me parece un gran detalle que se haya cambiado el apellido para no colgarse de la fama monstruosa de King, algo contra intuitivo en un país como el nuestro, por ejemplo.

Old men at midnightChaim Potok

Amazon y Goodreads, que me conocen mejor la gente más cercana a mí, me recomendaron a este autor a raíz de mi devoción por Isaac Bashevis Singer. La primera novela suya que leí, The chosen, me fascinó de principio a fin. Así que compré ésta, que se trata en realidad de tres novelas breves con un personaje en común, Ilana Davita Dinn, en tres diferentes etapas de su vida. Estoy segura de que me espera algo muy bueno.

Mendel’s dwarf – Simon Mawer

Un doctor que nació con acondroplasia (y es pariente distante de Mendel, el genetista) tiene una misión urgente y personal: desentrañar los secretos de la herencia. Es un hombre desesperado por encontrar el amor y, cuando lo hace por fin, busca corregir la injusticia de sus genes caprichosos que lo han dejado como un fenómeno. Desde siempre me ha intrigado la teratología y los freaks en general. La sinopsis anuncia que será una novela erótica. ¿Necesito decir más?

Perfidia – Judith Rossner

Durante la carrera, durante una clase de inglés, un maestro nos hizo leer Looking for Mr. Goodbar, una novela que me perturbó y me fascinó al mismo tiempo. La autora desapareció del mapa literario luego de los años setenta, pero gracias a la venta de libros usados por Amazon, me he podido hacer de sus otras novelas. Perfidia promete ser una historia de una madre y una hija: las corrientes subterráneas de hostilidad y rivalidad entre las dos fluyen en la compleja e intensa relación.

Geek love – Katherine Dunn

¿Para qué buscar fenómenos de circo cuando puedes fabricarlos? Los dueños de un carnaval ambulante deciden crear sus propios ejemplares de exhibición y para alterar los genes de los niños usan anfetaminas, arsénico, y radioisótopos. Esta idea de emular los errores de la naturaleza me parece de lo más inmoral e interesante.

libroslilianabluvm

Cinco películas que ver si te gustan …las películas de narrador no fiable.

directores
De der. a izq.: Alejandro Jodorowsky, Jon S. Baird, David Cronenberg, Christopher Nolan, y Richard Kelly.

Uno de las convenciones cuando vemos una película es que depositamos nuestra confianza en el protagonista. Como espectadores creemos en todo lo que vemos a través de los ojos del personaje, pero qué sucede cuando nos damos cuenta que tal vez lo que vemos no es real. Aquí cinco películas con finales sorprendentes contadas por narradores no fiables.

 

Santa sangre, dirigida por Alejandro Jodorowsky

Basada en parcialmente en la vida del asesino serial mexicano Gregorio Cárdenas y producida por Claudio Argento, este giallo metafísico nos cuenta la vida de un hombre que sufre un severo trauma en su niñez, que lo llevará a convertirse en sujeto que es obligado por su madre a asesinar mujeres. Con imágenes oníricas que hacen de la Ciudad de México una pesadilla, la historia da un giro final que nos deja en shock.

Filth (Repugnante), dirigida por Jon S. Baird

Basada en la novela de Irvine Welsh, este policial malaleche, trangresor y políticamente incorrecto, juega con todas las obsesiones del autor escocés, es decir: la drogadicción, los bajos fondos y la sexualidad. James McAvoy  es un detective corrupto y misógino que ya no puede distinguir entre la realidad y las alucinaciones, pero eso no evita que siga haciendo su vida diaria. Cuando toma un caso de asesinato no sabe cuán involucrado está.

Memento, dirigida por Christopher Nolan

Debut del inglés Christopher Nolan, con una historia tomada de un cuento de su hermano, Jonathan Nolan. En esta película, la memoria le juega una mala pasada al protagonista, ya que por una enfermedad olvida cada tanto tiempo lo que le ha sucedido. Contada de una manera inusual, el espectador está merced de la historia, de los giros de esta y deberá esperar hasta el final para tener todo el rompecabezas completo.

eXistenZ, dirigida por David Cronenberg

En un futuro cercano, los diseñadores de videojuegos son una especie de rockstars. Los videojuegos se conectan directamente al cuerpo del jugador. Pero es Alegra Geller es la creadora de Existenz, un título que hace que la realidad y la ficción rompan barreras. El problema es que un tipo se obsesiona con ella e intenta matarla. Cronenberg se las arregla para desorientarnos y no poder distinguir que sucede en  el mundo fuera del juego y qué parte es la que fantasea Alegra Geller.

Donnie Darko, dirigida por Richard Kelly

Paradoja de tiempo, retrato de un esquizofrénico, Donnie Darko es una de esas cintas que el espectador no acaba de entender del todo la primera vez que la ve.  Debido al mercado doméstico adquirió naturalización como película de culto, ya que fue un fracaso en taquilla, su estreno coincidió con el 11 de septiembre. Sin embargo, la película ha ido ganando un gran número de fervientes defensores de ella, que buscan explicar la sorprendente historia y que incluso se disfrazan del conejo oscuro que aparece en ella.

peliculas

5 autores que… se autopublicaron

Aunque ahora son grandes autores, reconocidos en todo el mundo, en un principio sus libros fueron rechazados por varios editores. Debido a esto decidieron invertir su dinero, en algunos casos incluso todos sus ahorros, en publicar sus obras. A la larga, fue el camino correcto.

blogarriba

Marcel Proust. Con cientos de reediciones y traducciones a muchos idiomas, este autor francés financió con su propio dinero la publicación de Por el camino de Swann la primera parte de la famosa saga “En busca del tiempo perdido”. La había mandado a un par de editoriales, entre ellas la reconocida Editorial Galimard, pero fue rechazada por el propio Andre Gide. Al notar su error, Gide le mandó llamar para disculparse y publicar la segunda parte, subsanando así su falla. No hace falta decir que hubieran perdido de un genio en su catálogo.

Jane Austen. A los 35 años Austen llevó el manuscrito de su primera novela Orgullo y prejuicio a un editor. Éste aceptó publicarla sólo si ella pagaba el tiraje. Deseosa de ver su manuscrito convertido en libro aceptó el riesgo. La acabó firmando con el seudónimo “by a lady”, debido a que no quería que el nombre de su familia se viera comprometido. El libro tuvo un éxito que hizo que la autora ganara 140 libras esterlinas en poco tiempo, una gran cantidad para ese tiempo.

Virginia Woolf. A los 30 años Virginia se casó con el escritor Leonard Woolf, de quien le daría su apellido. El entendimiento entre ellos fue muy fuerte, no sólo en lo sentimental sino en lo literario, al grado de que colaboraron profesionalmente. En 1917 fundaron la editorial Hogarth Press. Bajo estesello salió la segunda novela de Virginia, Noche y día. Con el tiempo publicarían libros de Katherine Mansfield, T. S. Eliot y Sigmund Freud, entre muchos otros.

Edgar Allan Poe. A los 18 años el narrador estadounidense se publicó un poemario de 40 páginas llamado Tamerlan and Other Poems, que firmó con el seudónimo “Un bostoniano”. No usó su nombre debido a que con esto desafiaba a su padre adoptivo, quien no deseaba que se dedicara a la literatura. Tan sólo se imprimieron 50 copias en su primera tirada y no tuvo ninguna repercusión en la crítica. Con el tiempo, Poe se abocó a la narrativa y fue ahí donde pudo probar el éxito.

Lawrence Ferlinghetti. Es un poeta y pintor que fundó, junto a Peter D. Martin, la librería y editorial City Lights. Con este creó, sin saberlo, uno de los puntos culturales más importantes de la geografía norteamericana. Ferllinghetti fue editor de Allen Ginsberg y de una camada poetas que se acabaron llamado beats. Sus primeras obras salieron bajo su propio sello y poco a poco fueron cobrando relevancia en el mundo poético norteamericano. Su libro, Poemas de San Francisco ahora es parte de la afamada Library of America.

blogabajo

Cinco libros que esperan en la mesa de… Alberto Chimal.

Alberto Chimal es un prolífico escritor mexicano que divide su trabajo en la difusión de lo que él llama “literatura de la imaginación” y la creación de su propia obra. Administra el portal Las historias  Ha publicado la novela La Torre y el jardín y Los esclavos, además de múltiples libros de cuentos, ya sea como autor o como antologador. Desde Festival de la Palabra en Lima, Perú, evento al que fue invitado, nos contestó vía electrónica cuáles son los libros que esperan en su mesa para leer.

alberto_chimal

Tengo más de cinco libros esperándome en la mesa más cercana, pero los que están más arriba en el montón son éstos:

Raymond Queneau, Obras completas de Sally Mara (Blackie Books).  Queneau es del grupo de autores que más cercano me resulta: le importa más el juego, el placer de las palabras, que el éxito. Y aquí se inventa un heterónimo: una autora escocesa y (me dicen) muy deslenguada y cómica.

Roxana Miranda Rupailaf, Shumpall (Kütral451). Estoy en un festival literario en Perú, donde conocí a esta poeta chilena que escribe en español y mapuche. La escuché leer en vivo de este libro, y los poemas eran una incantación, dicha con ritmo constante y poderoso, en la que se unían lo mítico y lo erótico.

Scott McCloud, Reinventing Comics (Morrow). A McCloud, historietista y gran teórico del cómic, lo leí en los noventa con el volumen que antecede a éste: Understanding Comics. Aquí, según sé, quiso hablar de todo lo que puede ser la historieta en el siglo XXI. A ver si le hemos hecho caso.

Jane Bowles, Placeres sencillos (Anagrama). El único libro de cuentos de Jane Bowles, autora estadounidense “rara” y parca a la que suele mencionarse en relación con su marido. No lo haré aquí: quiero descubrir qué hay en sus textos que le ganó elogios de muchos de sus colegas durante el siglo XX. 

Hebe Uhart, Relatos reunidos (Alfaguara). Tengo que admitir que no he leído nada todavía de esta escritora argentina, a quien también conocí en Perú y es –además de una figura muy celebrada de su país– una mujer inteligentísima, capaz de un freestyling oral que ya quisieran personas con la mitad de sus años.

¿Por qué nos hacemos de libros a sabiendas de que probablemente no podamos terminarlos todos? No es “por estatus”, como a veces se dice (las élites de este país, en el fondo, odian la lectura) sino por algo más simple. Cada libro es una promesa: la de una experiencia que nos falta pero que tal vez llegaremos a tener. Una que hará crecer un poco los márgenes de nuestra vida. El fanático del equipo que siempre pierde (el Atlas, digamos) hace lo mismo: a falta de alicientes en la realidad, lo improbable o lo imposible le ayudan a justificar un poco su existencia.

De esta manera Alberto Chimal nos hace recordar que somos acumuladores de libros, es decir de promesas. ¿Cuál te dieron ganas de leer?

chimal

Guía de lectura para… la novela gráfica

comic1
De der. a izq. “Contrato con Dios”, “The Dark knight returns”, “Pyongyang”, “Maus” y “From Hell”

A grandes rasgos…

Aunque hay discrepancias, se considera que la primera novela gráfica de la historia fue Contrato con Dios del norteamericano Will Eisner, publicada en 1978. Lo que distingue a la publicación de Eisner de los cómics, es que ésta iba dirigida a un público adulto, alejándose de las tramas infantiles y juveniles que éstos privilegiaban, además de contar una historia oscura, filosófica y auto-conclusiva. Una novela gráfica, a diferencia de un recopilatorio de historias de cualquier tipo, requiere que los protagonistas crezcan. Este contraste puede ser ejemplificado con un mismo personaje: Batman. En la Saga Hush un comic– si bien el caballero oscuro está en constante peligro, sabemos que al final regresará al mismo estado del principio para iniciar otra aventura. Por el contrario, en The Dark Knight Returns de Frank Miller –una novela gráfica– esto no es así. Un anciano Batman se juega su vida y no podrá regresar al mismo punto donde comenzó.

 

Por dónde empezar: Pyongyang de Guy Delisle

El libro es la crónica la estancia del autor cuando fue invitado a Corea del norte a trabajar como supervisor de una empresa de animación. Una vez que la empresa quebró, pudo publicar sus impresiones sobre aquel tiempo, debido a que un contrato se lo impedía.

Con mucho humor y con un tanto de candidez, Delisle nos va contando el choque cultural que resulta de trabajar en el país más hermético del mundo. Cines que abren dos veces al año, una constante vigilancia, la prohibición de salir más allá de cierto punto y una ciudad que parece siempre vacía. Todo un mundo que parece ser irreal.

Si bien, muchos consideran que no es su mejor trabajo, es el que lo dio a conocer a nivel mundial. En este libro está todo su estilo, un humor socarrón, una mirada lo más cercano a la neutralidad y un dibujo sencillo, sin grandes aspavientos.

 

Con qué continuar: Maus de Art Spiegelman

Tomando su vida como base, el norteamericano Art Spiegelman decide contar la vida de su padre dentro de los campos de concentración tal cual él se lo va relatando. El resultado es un juego de historias en donde su progenitor se revela como un mal tipo, pero al mismo tiempo como una víctima de un sistema totalitario. Spiegelman va más allá al hacer un tipo de dibujo estilo infantil, en donde los nazis son gatos y los judíos ratones. Así, sin caer en el tremendismo, el autor nos revela parte de su día a día, la tacañería de su padre, de lo que sucedió una vez acabada la guerra con los supervivientes y  además, narra cómo fue haciendo la historia.

 

No se te vaya a ocurrir comenzar con… From hell de Alan Moore y Eddie Campbell

Esta novela gráfica, publicada originalmente en formato de fascículos, cuenta la historia de una conspiración en donde se ve envuelta la Corona inglesa, Jack El destripador y la policía. Moore es un revisionista de la historia de la Gran Bretaña, por eso no fue extraño que decidiera tomar una de las figuras más emblemáticas, JAck El destripador, para hacerle una novela gráfica. Con dibujo de Eddie Campbell, y neuróticos agregados al final de cada capítulo From Hell es un recorrido por la Inglaterra victoriana y por los deseos más profundos de la psique humana. Por ese grado de sordidez, por la densidad de los apartados históricos escritos por Moore, es mejor leerla cuando uno ya esté más acostumbrado con este género.

comic2
De der. a izq. Will Eisner, Frank Miller, Art Spiegelman, Guy Delisle y Alan moore.

Cinco autores que… no ganaron el Nobel

nobel-libros
De der. a Izq: Tolstoi, Proust, Reyes, Kafka y Borges.

El Nobel de literatura siempre ha sido polémico, y es que la mecánica de selección es bastante opaca. Las decisiones de la Academia sueca han siempre tenido detractores y hay personajes que resuenan por haber muerto sin conocer nunca el reconocimiento de ese premio literario. A continuación les presentamos una breve lista de los nombres que muchos críticos y literatos aseguran que debieron haber ganado el Nobel.

Lev Tolstoi. Sin duda uno de los escritores rusos más trascendentales del siglo XX. En su obra, vasta y repleta de personajes memorables, buscaba mostrar que un solo hombre no lograba hacer cambios históricos, sino una variada sucesión de existencias individuales. Tolstoi, ahora se sabe, estuvo en la primera terna considerada por la Academia en 1901, sin embargo, el premio le fue otorgado al poeta francés Sully Prudhome. Tal vez su posición contra el Estado y la Iglesia fueron responsables de que, diez años después, muriera sin recibirlo.

Marcel Proust. Autor de las novelas que componen En busca del tiempo perdido, es para muchos un genio y uno de los autores más importantes del siglo XX. La Academia sueca lo contempló en una sola ocasión, pero nunca más fue incluido en la terna. Quizás su poco interés por cuestiones políticas y su posición económica privilegiada hayan sido los motivos por los cuales no fue tomado en cuenta.

Alfonso Reyes. Uno de los escritores mexicanos más influyentes en el mundo, amigo personal de Jorge Luis Borges y de Ortega y Gasset. Era un hombre universal, fue embajador, editor, narrador, poeta, ensayista y durante la primer a mitad del siglo XX un mentor para muchos escritores latinoamericanos como Octavio Paz y Adolfo Bioy Casares. Pese al trabajo de promoción que muchas organizaciones de escritores iberoamericanos hicieron a su favor, Reyes sólo fue un eterno candidato hasta su muerte en 1959.

Franz Kafka. Escudándose en la modificación de una regla para otorgar el premio Nobel Post mórtem, en 1931, la academia sueca explicó así que no podían dárselo a Franz Kafka por haber muerto antes de obtenerlo. Sin embargo, sí lo hicieron con su compatriota, el poeta Erik Karlfeldt. Kafka, escritor torturado, extraño y muy influyente en el siglo veinte, se fue de este mundo sin premios y sin saber la importancia que tomaría su obra, que no fue a la hoguera, como él pidiera en su testamento.

Jorge Luis Borges. Tal vez el fabulador por excelencia, fue un hombre que aprendió a leer primero en inglés debido a su madre, pero que manejaba con genialidad el español. Borges fue de los primeros latinoamericanos que llamaron la atención del cerrado mundo literario anglosajón. Una figura literaria que influyó en muchos autores y que nunca fue considerado seriamente para el Nobel. A su muerte, una gran cantidad de autores pusieron en duda el buen juicio de la Academia sueca.

nobelin

Guía de lectura para… la literatura de terror

guiaterror

A grandes rasgos…

Si bien los relatos de terror han existido desde el principio de los tiempos, ya sea en forma de leyendas o como parábolas para asustar a los más jóvenes, es hasta el siglo XVIII que nace la novela gótica en Europa y con ella la novela que podríamos llamar de terror. Dos obras fueron nodales para este género: El castillo de Otranto de Horace Walpole (1764) y  El monje de Matthew Lewis (1796). En ellas se encuentra mucho de lo que posteriormente explotarían los autores de otras épocas: lugares tenebrosos, seres deformes, sueños, blasfemias y transgresión a las normas establecidas. Sería en el siglo XIX cuando las grandes obras llegarían: Carmilla de Sheridan Le Fanu, El corazón delator de Edgar Allan Poe, El Horla de Guy de Maupassant, Otra vuelta de tuerca de Henry James y La ventana de Saki.

Por dónde empezar:  El resplandor de Stephen King.

El resplandor es la actualización contemporánea de las casas embrujadas. No hay gran diferencia entre el Hotel Overlook y los castillos góticos de épocas anteriores. Sin embargo, la contribución de King radica en que hace un análisis bastante incisivo de la sociedad norteamericana, el alcoholismo y sus demonios. El propio autor pasaba por una gran crisis en la que consumía grandes cantidades de licor y se drogaba, como lo cuenta en su libro autobiográfico Mientras escribo. El resplandor es, así, la lucha de un hombre contra sus vicios encarnados en un hotel que quiere poseerlo para que acabe con su familia. La adaptación cinematográfica a cargo de Stanley Kubrick no fue del gusto de King y la sigue aborreciendo, sin embargo, película y libro se complementan haciéndonos ver por un lado la locura y por el otro la fuerza de las adicciones.

Con qué continuar… En las montañas de la locura de H. P. Lovecraft.

Edgar Allan Poe publicó Las aventuras de Arthur Gordon Pym en 1838. Lovecraft escribe en homenaje a Poe una continuación de ese libro llamada En las montañas de la locura, en 1936. Novela corta en donde un grupo de la universidad ficticia de Miskatonic se adentra en la Antártida buscando antiguos vestigios de vida, en donde se encontrarán con criaturas ancestrales que viven ahí desde hace eones. Esta historia ha tratado de ser adaptada al cine en repetidas ocasiones, pero parece estar maldita, ya que ha pasado por varias manos, entre ellas las de Guillermo del Toro y John Carpenter, sin llegar nunca a producción.

Esa novela se inscribe dentro de una gran saga llamada Los mitos Cthulhu, es decir un grupo de historias interconectadas a través de un libro ficticio conocido como Necronomicón. Un libro que no existe y que fue inventado por Lovecraft y un grupo de amigos que lo tomaron como su mentor. Con el tiempo Lovecraft y el universo inventado por él cobraron vida propia y muchos autores de varias latitudes han contribuido con historias propias.

No se te vaya a ocurrir comenzar con…

El Rito de Laird Barron, ya que por la complejidad de su trama y por los grandes saltos de tiempo que da muchos lectores se quedan sin entender la urdimbre fina que teje. Cada capítulo es como una especie de cuento que puede leerse independientemente, y que van del terror crudo a la fantasía oscura. Barron hace eco a muchas tradiciones literarias y puede resultar desconcertante para un lector poco conocedor del género. Aunque todos coinciden que la historia que sucede en México es la mejor parte de todo el libro.

guiaautores
De der. a izq: Sheridan Le Fanu, Henry James, H.P: Lovecraft, Stephen King y Laird Barron.

 

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑