Libro-abierto-playa_ECDIMA20150731_0020_23.jpg

Muchas veces los libros se van acumulando en nuestra mesita al lado de la cama, unas veces porque no tenemos tiempo para dedicárselos, otras porque los proyectos de lecturas que nos ponemos son muy ambiciosos. Aceptémoslo, esa novela rusa de 800 páginas no la terminaremos jamás, ni tampoco ese libro de teoría cuántica que te recomendó tu amigo científico. Por eso, en esta ocasión, te recomendamos 5 novelas que son ideales para llevar en la maleta y “devorarlas” mientras no asoleamos.


La sustancia del mal, de Luca D`Andrea

playa1En 1985, durante una terrible tormenta, tres jóvenes son brutalmente asesinados en el Bletterbach, un enorme cañón. Treinta años más tarde, el documentalista Jeremiah Salinger se instala en la pequeña localidad alpina junto a su mujer y su hija pequeña y, a medida que va conociendo a los habitantes de la comunidad, se obsesiona con ese caso nunca resuelto. Esta novela es una trampa dentro de la lista, porque es muy extensa, sin embargo está hecha con tanta maña, con tanta fuerza y el enigma es tan atrayente, que te hace pasar las páginas de una manera obsesiva.

 

 

Adquiérelo aquí.


Pista negra, de Antonio Manzini

playa2El carismático subjefe Rocco Schiavone se encuentra muy afectado por un hecho que no le desearía a nadie: la muerte, en su propia casa, de la compañera de un amigo de Roma, acribillada con balas que iban destinadas a él. Cuando deja de sentirse mal por el hecho decide emprender la búsqueda del o los asesinos de la chica. Cuarta novela de la serie protagonizada por Schiavone, un policía políticamente incorrecto y a la vez encantador. Mazini echa mano del humor de su compatriota Andrea Camilleri, pero lo embulle en un escenario lleno de violencia y belleza, a partes iguales. Quien se acerca a esta novelas sufre el problema de quedar enganchado a ellas.

 

Adquiérelo aquí.


La uruguaya, de Pedro Mairal

playa3Lucas Pereyra viaja a Uruguay en barco, además del pretexto cambiario, tiene ya arreglado un encuentro secreto en Montevideo, pero sus planes pueden fallar.  Encandilado por el recuerdo de un verano anterior y agobiado por un matrimonio que se resquebraja, sueña con escaparse y no volver. ¿Con quién se va a encontrar? Montevideo, esa ciudad idealizada por la distancia, se volverá impredecible. Esta novela ha polarizado a quien la lee, por un lado muchos la consideran una gran novela, una que descubre el mundo interior de un hombre de clase media y otras personas descubren el mundo de un tipo más bien que se niega a crecer. La novela escrita con fluidez ha conseguido ya muchos lectores.

Adquiérelo aquí.


El asesinato de Roger Ackroyd, de Agatha Christie

playa4Roger Ackroyd sabe demasiado que la mujer que ama envenenó a su primer marido y sospecha que alguien la ha estado chantajeando. Ahora, trágicamente, le llega la noticia de que ella se ha quitado la vida con una sobredosis de drogas. Pero el correo de la tarde trae a Roger una última y fatal información, que puede aportar alguna luz sobre la identidad del chantajista. Por desgracia, antes de que pueda terminar de leerla, es apuñalado por la espalda hasta morir. Esta novela catapultó la carrera literaria de Christie volviéndola el icono que conocemos hoy día. Breve, vertiginosa, esta es una novela que nunca se abandona.

 

Adquiérelo aquí.


La maldición de Hill House, de Shirley Jackson

playa5La maldición de Hill House narra el inquietante experimento de John Montague, doctor en Filosofía y antropólogo, que lleva años entregado al estudio de «las perturbaciones psíquicas» que suelen manifestarse en las «casas encantadas». Montague decide alquilar una casa muy reputada como “maldita” y busca ayudantes dispuestos a pasar una temporada en ella. El objetivo: tomar notas de cualquier fenómeno paranormal que se presente para documentar el libro sobre casas encantadas que prepara el doctor. Jackson toma la novela gótica tradicional y la traslada a un suburbio norteamericano común y corriente. Ella fue la primera y la que lo hizo mejor, de ahí maestros como Richard Matheson, Stephen King, entre muchos otros tomarían la idea y harían sus propias versiones.

Adquiérelo aquí.