Así como hay autores muy prolíficos, con decenas de libros y que leer su obra completa es prácticamente imposible, hay otros que un libro les representa el esfuerzo de toda una vida. Escritores y escritoras, que tal vez, debido a su prematura muerte o por no encontrar más qué decir prefieren guardar silencio hasta su muerte. Esta es una pequeña lista de cinco de ellos.

Matar a un ruiseñor de Harper Lee

Matar a un ruiseñor fue durante muchos años el único libro que podía leerse de Harper Lee, amiga de la infancia de Truman Capote y que, con el paso del tiempo, se sumergió en un halo de misterio. Su novela publicada en 1960 fue un éxito instantáneo, ganó el Pulitzer al poco tiempo y mereció una adaptación cinematográfica con Gregory Peck, también muy exitosa. Hoy está traducida a más 40 idiomas y ha vendido más de 30 millones de copias en todo el mundo. Al final de su vida publicó una novela que en su momento fue rechazada: Ve y pon un centinela que no tuvo muy buena acogida.

harper

El dios de las pequeñas cosas de Arundahti Roy

La escritora hindú Arundhati Roy ganó con este libro el premio Booker en 1997. La publicación fue un suceso editorial traducido a 40 lenguas y que ha vendido más de 6 millones de copias en todo el mundo. La expectativa del segundo libro pronto comenzó a desaparecerse luego de que su labor como activista social dejaba en segundo plano su carrera literaria. En 2007 anunció que estaba escribiendo una segunda parte, pero hoy, a veinte años de la publicación de su único libro no hay noticias de él.

 diospequenas

Cumbres borrascosas de Emily Brontë

Esta novela es un clásico de la literatura inglesa. Cumbres borrascosas a ratos es sombría y fantasmal, a ratos es romántica e intensa. La historia de amor entre Catherine y Headcliff ha sido llevaba al cine y a la pantalla pequeña en múltiples ocasiones, volviéndose una referencia pop que incluso ha sido parodiada en Los Simpson. La prematura muerte de Emily Brontë a los 30 años terminó lo que parecía ser una excelente carrera literaria.

cumbres

El gatopardo  de Giuseppe Tomasi di Lampedusa

Giuseppe Tomasi di Lampedusa fue un miembro de la nobleza italiana que cuando llegó la unificación italiana se supo amoldar a los nuevos cambios, pese a que no conservó los antiguos privilegios. Su única novela El gatopardo es el reflejo claro de cómo la gente del antiguo régimen hizo suyo “El gatopardismo”, es decir: Que todo cambie para que todo siga igual. Una vez terminada la novela, la mandó a varias editoriales que se la rechazaron. Poco antes de su muerte la logró publicar y tres años después de la publicación moría sin saber que se volvería un clásico italiano.

gatopardo

Frankeinstein o el moderno Prometeo de Mary Shelley

Este último lugar es un poco tramposo porque Shelley siguió escribiendo más novelas, cuentos y ensayos, pero sin lugar a dudas esta, su primera novela, la volvió leyenda. Publicada en 1818, dividida en tres tomos y con un tiraje reducido de 500 ejemplares, la novela causó extrañeza, como lo haría tiempo después su tercer novela El último hombre, otra historia de ciencia ficción, solo que esta sobre el último ser vivo en la Tierra. Pero sería Frankenstein y sus adaptaciones cinematográficas las que la volverían un mito. Al día de hoy ha sido traducida, adaptada a diverso medios y la vida del monstruo sin nombre y el su creadora quedan unidos por siempre.

frankeistein