novela-historica

Si eres de las personas a las que le gusta conocer la historia mediante la ficción estamos seguros que te apasionan las grandes gestas de la Roma antigua, los desembarcos vikingos en tierra inhóspitas americanas y las vidas de ilustres personajes que desafiaron a su tiempo para dejar huella en la vida. Esta es una recopilación de cinco de las mejores novelas históricas que se han escritor. Como siempre, faltan muchas más.

Yo, Claudio, de Robert Graves.

Además de ser una gran novela es un suceso de ventas desde su publicación en los años treinta. Con muchas ediciones y traducciones es una forma muy accesible e informada de acercarse a la época de esplendor de la Roma antigua. Graves se basó en los escritos de Tácito, Plutarco y las Vidas de los doce césares de Suetonio. Fue tan perfeccionista que incluso tradujo al inglés esta última obra, por lo que nos encontramos no a un novelista promedio, sino un docto historiador que abreva de las fuentes originales para hacer un  gran fresco de la vida durante esas épocas. La novela está escrita en primera persona, de ahí el título. El césar, sabiendo que la muerte está cerca, hace un inventario de su vida en el que nos muestra a su familia y el entorno cercano a él. Centra su narración en la dinastía Julio-Claudia y el Imperio Romano desde el asesinato de Julio César hasta el ascenso de su sobrino Calígula.

 El Médico, de Noah Gordon.

Tomando como base hechos históricos reales, Gordon narra la historia de aprendizaje del humilde inglés Rob J. Cole, quien ve morir a su madre y decide aprender a curar a las personas para que no se repita la tragedia. Esta novela de maduración le sirve al autor para narrarnos las formas sanitarias que se ocupaban en el siglo XI en Europa, además de narrar con gran precisión gran parte de la vida cotidiana en Asia, contraponiendo ambos mundos. En la historia, Cole decide ir a buscar al árabe Ibn Sina, conocido como Avicena por su nombre latinizado, quien dirigía una de las primeras universidades hospitales del mundo en el medio oriente, bajo el resguardo del emir Shams ad-Dawla. Con esta novela Gordon se consagró y comenzó una saga muy exitosa.

Perfidia, de James Ellroy.

Aunque está relacionado directamente con la literatura policiaca, Ellroy sitúa sus historias en el pasado y siempre alrededor de su ciudad natal, Los Ángeles. Perfidia toma su nombre de un bolero mexicano muy de boga en los años cuarenta. El asesinato de una familia japonesa afincada en la costa oeste norteamericana le da pie para contarnos la locura prebélica luego del ataque a Pearl Harbor. Usando varios personajes, Ellroy teje una postal realista del ambiente en que vivía Estados Unidos antes de unirse oficialmente a la guerra. La novela echa mano de cientos de fuentes y de datos que nos hacen entender cómo el deseo de guerra debe alimentarse antes de iniciar cualquier conflicto.

La columna de hierro, de Taylor Caldwell.

Otro éxito de ventas y sin lugar a dudas la novela más conocida de la escritora inglesa afincada en Estados Unidos, Taylor Cadwell. Esta es una biografía novelada de Marco Tulio Cicerón, el gran abogado romano de los últimos tiempos de la República. El libro inicia poco antes de su nacimiento. Así, sabremos que fue educado como un patricio, sin serlo y también conoceremos a su protector, Julio César y a Lucio Sergio Catilina, su más grande enemigo. Pese a que muchos han desestimado la precisión histórica de esta novela, la historia se decanta más por un posicionamiento político: los peligros del totalitarismo. Dedicada en su momento al presidente norteamericano John F. Kennedy, la novela no ha perdido su vigencia y frescura.

Espartaco, de Howard Fast.

Novela clásica del género histórico que retoma el pasado para hablar del presente. Fast se centra en la rebelión de esclavos acontecida en la República Romana del siglo I antes de Cristo, encabezada por Espartaco para hacer una épica de la libertad personal, cuestionar la legitimidad del poder y los casos en que la violencia puede tener cabida para cuestionar un régimen. Fasta hace uso de su pluma para ir más allá de la precisión histórica y mostrarnos grandes personajes con una profundidad psicológica que muchas veces se hace a un lado en este tipo de libros.

Otras novelas históricas que merecen mención: Sajones, vikingos y normandos de Bernard Cornwell, Los pilares de la Tierra de Ken Follett , Sinuhé, el egipcio de Mika Waltari, La Última Legión de Valerio Massimo Manfredi y Corazón de piedra verde de Salvador de Madariaga.

novelahistoria